Obtener Adobe Flash Player

Obtener Adobe Flash Player

  • Legislativas 2017: En Brinkmann hay 8760 personas habilitadas para votar – Lo que necesitas saber
  • Morteros: El Intendente Bria fue distinguido por el Senado
  • Brinkmann: Clínica Privada San Justo incorpora tecnología y profesionales
  • M.I.L. 2017: Ya está en marcha la 13* edición de la feria lechera – Programa de actividades
  • Brinkmann: Siloe conmemoró el Día de la Diversidad Cultural Americana
  • Con motivo de los comicios que se llevarán a cabo este  domingo desde la hora 8, el Registro Civil permanecerá abierto hoy y mañana domingo a los fines de entregar…
    Leer Más

  • En el día de ayer, el Intendente de Morteros, fue reconocido con la Distinción “Gobernador Enrique Tomás Cresto 2017” - “Lideres para el Desarrollo Integral de Latinoamérica”, organizado por la…
    Leer Más

  • Todo indicaba que desde el 1 de octubre afiliados de PAMI no se podrían internar más en la Clínica Privada San Justo, pero hoy afortunadamente la realidad es otra. Según…
    Leer Más

  • La “13*  Muestra Internacional de Lechería”,  ya se encuentra en marcha en Sociedad Rural de Morteros este fin de semana tendrá al jurado de la Madison, Adam Liddle de EE.UU.…
    Leer Más

  •   Actualmente con el nombre de “Día de la Diversidad Cultural Americana”, se busca promover desde distintos organismos una reflexión permanente acerca de la historia y encaminar hacia el dialogo para…
    Leer Más

Está Aquí: Inicio Deportes Midgets Actualidad 2 Homenaje del Archivo Histórico Municipal a Juan Bogliero - 11 de septiembre de 1923 - 03 de Julio de 2017

Homenaje del Archivo Histórico Municipal a Juan Bogliero - 11 de septiembre de 1923 - 03 de Julio de 2017

El Archivo Histórico Municipal de la Ciudad de Brinkmann junto al Gobierno de la Ciudad de Brinkmann expresa su más profunda condolencia ante el reciente fallecimiento de Don Juan Bogliero. Pretendemos rendir homenaje a quien fuera protagonista de algunos hechos sobresalientes de la historia de nuestra ciudad.

 

Desde sus humildes orígenes como cadete de la escuela 25 de Mayo,  hasta constituirse en un reconocido dirigente sindical y concejal municipal, Juan Bogliero se caracterizó por la grandeza de su humildad. Su afable carácter,  su desvelo por la cuestión social y por la búsqueda incansable de la igualdad de oportunidades, hicieron de él un ciudadano respetado por toda la comunidad.

  Juan Bogliero en su trayectoria de vida resume los rasgos de nuestra identidad local de perfil fabril y proletario: Vio nacer a la primera gran industria (en 1935, abría sus puertas la fábrica de manteca Spirandelli) de la que fue uno de los primeros empleados; se afilió al primer Sindicato oficial; participó activamente de la primera huelga acontecida en Brinkmann; fue testigo directo del nacimiento de Sancor y trabajó en ella hasta su retiro; fue uno de los primeros directivos de los sucesivos sindicatos que  luego constituyeron ATILRA -su Salón de Fiestas lleva el nombre “Juan Bogliero”-; fue concejal municipal .

 En el año del centenario de la Revolución Rusa y a 125 años de la fundación de su querida ciudad de Brinkmann, su partida dejó truncos los planes de celebración del 1º de mayo de 2018, en virtud de cumplirse los 60 años del segundo gobierno comunista de América Latina, que se anticipó a la Revolución Cubana, y del cual  tuvo el honor de ser el último camarada.

El menor de 6 hermanos, hijo de José Bogliero y Maria Anghilante comenzó sus estudios primarios en Seeber, los continuó en Vignaud, y luego de que su familia se trasladara a Brinkmann terminó los terminó en la Escuela 25 de Mayo. Al fin de cada  jornada   de clase, lejos de irse a jugar como muchos otros niños, “Juancito” permanecía en la escuela como cadete: limpiaba, hacía los mandados y ordenaba la vivienda  del director.

Cuando tenía la oportunidad, se dirigía a los galpones de Casa Giaveno para observar  a los embolsadores de semillas. “Eran extraordinarios como trabajaban sin parar esos criollos… con las bolsas sobre el hombro. Había tanto hombres como niños de mi edad… Ahí veías la opresión, las injusticias. No tenían gremios, no tenían condiciones de trabajo, no tenían nada.”, relataba.

Su padre falleció a los 40 años y su madre, como medio de subsistencia, lavaba la ropa de la familia Giaveno. “ Las monedas diarias que le daban le alcanzaban apenas para un poco de pan, un poco de yerba para el mate cocido y alguna vez, una lata de picadillo .

Primero lo social . Siempre primero lo social”, decía en cada entrevista. Y continuaba: “Los habitantes de Brinkmann, la mayoría, cazaba perdices, ` corrían la liebre´ como quien dice. La época de la trilla mejoraba un poco las condiciones, pero pronto debían irse a otros lados, como golondrinas. El pan y el trabajo era lo que yo más deseaba para todos”.

Mediante la observación de la realidad de los obreros y de los sectores más vulnerables, se fue forjando en su interior la necesidad de la lucha por los derechos básicos del hombre y el sentido social que siempre lo caracterizó.

En 1935, con sólo 11 años, y aun cursando la escuela primaria, ingresó como empleado de la fábrica de Manteca Spirandelli. “En un principio, barría, hacía los mandados, hasta que llegué a ser uno de los primeros empaquetadores de manteca. Esta nueva industria no daba trabajo a 25 personas solamente...¡eran 25 familias las que tuvieron trabajo gracias a Don Gualtiero!”.En ese ámbito laboral,  conoció a  Renato Ninfi, el Jefe de Usina contratado por Spirandelli; electromecánico y militante del Partido Socialista que había llegado desde de Italia a Rosario en 1923, ya con una sólida formación marxista y sindical. La mayor aspiración de Ninfi era crear un Sindicato que nucleara a todos los trabajadores, y que apelara a la unión solidaria de los proletarios de Brinkmann y zona rural.

 

A los 12 años, Félix Stradella le presentó a Aldo Caponi, quien al recibirse de maestro regresó a Brinkmann donde residía su familia. Pronto Ninfi y Caponi expandieron en el pueblo sus conocimientos sobre  la lucha de clases, sobre  la búsqueda de la emancipación de la clase dominante para lograr que la ansiada  Revolución Social. Bajo estas días, dieron forma, a fines de la década del 30 al Sindicato de Oficios Varios, el primero organizado en Brinkmann (estaba integrado por obreros de Spirandelli, peones rurales, albañiles, agrarios, tamberos y zapateros). Juan Bogliero fue uno de sus primeros afiliados. “Eran otras épocas. Para buscar el beneficio de todos y la mejora de condiciones aportábamos una cuota sindical, teníamos en claro la fuerza de la unión”

En 1939, durante la intendencia del Dr. Pitt Funes,  la firma Spirandelli y Cía creó otra nueva industria: el Frigorífico Brinkmann, próximo a la fábrica de Manteca. Allí, también instalaron alternativamente una  fábrica de dulce de leche.  A los 16 años, se convirtió  en el joven ayudante del dulcero. “A la paila con la que derretíamos la grasa del frigorífico, la limpiábamos y ahí mismo fabricábamos el dulce de leche”. Cuando el dulcero mayor debió regresar a España, Juan Bogliero asumió el rol de encargado de la fábrica.

Para  1941, la flamante  Sancor compró a Spirandelli su fábrica privada de manteca y el 11 de abril de 1943 se inauguró la planta SanCor de Brinkmann, la segunda planta del país.

En 1945, el empresario Machinandiarena  y el reconocido director de cine Armando Bo, oriundos de Buenos Aires,  habían comprado el Frigorífico Brinkmann, al que llamaron Frigorífico Regional Serrano.

Antes de la creación del partido Justicialista en Argentina, el 23 de febrero de 1946, Juan Bogliero se  afilió al Partido Comunista. Bogliero y sus camaradas entendían que el peronismo era una fuerza social demasiado heterogénea y que pronto viviría una fuerte lucha de intereses interna.

Luego vendría el tiempo de SanCor: “Entré con 23 años, en 1946. Se vendía manteca directamente a Rusia; el cajón de manteca era de 25 Kg pero los rusos querían dos latas de manteca en una. Esas latas pesaban como 50 kg cada una. Un compañero, Armando Ríos vio que yo era muy flaco y no podía levantar esas latas, entonces me dio el trabajo de soldarlas, y que otro las levantara. Siempre fui agradecido con don Armando, cada vez que lo veía le decía ´me salvaste la vida´”.

El incipiente gremio “Trabajadores Lácteos de SanCor” lo tuvo entre sus afiliados:   “Íbamos a Sunchales y ahí nos entrevistábamos con el directorio cara a cara; discutíamos las condiciones de trabajo, porque pagaban poco, la ropa no era adecuada… Nosotros creíamos que era mejor tratar directamente con el directorio. Luego llegó SATIL a Brinkmann, el Sindicato Argentino de Trabajadores de la Industria Láctea, en 1946 también,  y comprendimos que era mejor luchar todos los lácteos unidos. Los primeros logros con SATIL fueron los acuerdos con el Sanatorio San José. Fui el 1º Secretario de Actas en SATIL”.

En 1948, como delegado del gremio, participó en solidaridad con los obreros  de la primer huelga  del Frigorífico Regional Serrano. “Éramos muchísimos y de varios gremios. Nos sentábamos en las cunetas del frente de lo que hoy sería la portada de SanCor y esperábamos la  solución a las pésimas condiciones de trabajo de los compañeros.”  Para octubre de 1952 ya no se esperaba resolución al conflicto: el cierre del Frigorífico era inminente, con todo el conflicto económico y social de grandes dimensiones.

En 1954, SATIL pasa a llamarse ATILRA, Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina. “En ATILRA ocupé varios cargos, Secretario Adjunto, delegado Congresal, Auditor de la obra social, pero el que más me gustaba y  en el que estuve más de 20 años fue en el de  Secretario de Asistencia Social. Llevaba los enfermos en el famoso Ford Falcon azul; los últimos años me desempeñé como Secretario General también. Me retiré en agosto de 1992, en el año del centenario de Brinkmann.”

El 23 de febrero de 1958, en las elecciones a intendente en Brinkmann se impone Félix Stradella, candidato del partido comunista. Juan Bogliero asumió como Vicepresidente Primero del Concejo Deliberante cargo que desempeñó hasta la intervención en julio del ‘60

La materialización de sus ideas comunistas era el bienestar social: la  creación de una carnicería municipal, para  que todos pudieran comprar carne; la reducción de las tarifas de los servicios públicos; el intento  de reabrir el Frigorífico El Serrano y generar así una nueva fuente de trabajo; la atención médica gratuita para asegurar la salud de los más necesitados y el control exhaustivo de los precios de la canasta familiar, entre otros.

El 14 de marzo del ´59, siendo concejal se casó con Ida Teresa Baudino, con quien tuvo a sus dos hijas Adriana y Jorgelina. Su casamiento coincidió también con la huelga más larga de la historia de SanCor que se extendió durante 18 días, y de la cual fue partícipe directo.

Para entonces, el PLAN CONINTES, creado por el presidente Frondizituvo su repercusión en Brinkmann. Fueron intervenidos los sindicatos y clausurados los  locales partidarios. “Nunca fue fácil ser comunista. Nos metían presos por cualquier cosa, en Brinkmann, en San Francisco… Me amenazaban que me iban a quemar la casa; me golpeaban las puertas a la madrugada. Una vez abrí y estaban por todos lados. Yo no tenía miedo por mí, sino por mi familia.”

Llegados los años 70, por sus antecedentes comunistas, llegó a ATILRA una orden firmada por el propio Luciano Benjamín Menéndez, que obligaba a Bogliero a renunciar a su cargo en el sindicato. “Lo hice en los papeles pero no en la práctica. Me querían hacer liquidar, habían trazado una línea roja debajo de mi nombre. Nuestro mayor pecado fue sólo luchar por la igualdad para todas las personas”.

Ya en democracia siguió trabajando por los demás. Sin dejar de estar ligado a las actividades del Gremio ocupó el cargo de concejal acompañando la lista justicialista del intendente Roberto Ghinaudo, junto a quien idearon homenajear a GualtieroSpirandelli colocando su nombre en una calle o un barrio de la ciudad.

Alejado de la actividad política y gremial se convirtió en una fuente de consulta casi permanente para quienes quisieran conocer sobre la historia de Brinkmann, sobre todo en aquellos aspectos ligados al trabajo y las cuestiones sociales.

Con su humildad y su don de buena gente recibía a quien quisiera visitarlo, respondía con sencillez a todas las preguntas y dejaba siempre la indudable sensación de estar hablando con una buena persona.

Hasta siempre querido Juan.

 

Joomla Templates and Joomla Extensions by ZooTemplate.Com
  • Espectáculos